Seguidores

domingo, 18 de diciembre de 2011






Capítulo 1







En ese momento, ocurrió algo inesperado un hombre se interpuso entre ellos y yo, era igual de corpulento y alto, pero a diferencia de ellos, intentaba protegerme, era la criatura más perfecta que había visto antes comparable a David de Miguel Ángel.
Empezaron a hablar entre ellos en una lengua desconocida, que no era italiano, ni ningún otro idioma conocido, era como una especie de dialecto que solo ellos conocían.
Ellos me señalaban y le gritaban para que se apartara de su camino, pero el no accedía, los ojos de los otros eran color rojo, y su furia aumentaba por momentos, el me empujo hacía atrás mi espalda chocaba con el mostrador de la recepción, sus brazos eran cadenas que mantenían oculta y me impedían cualquier movimiento.
Su voz calida y a la vez contundente, logro apaciguarlos y terminaron por marcharse.
Se dio la vuelta hacia mi, su rostro era tan perfecto y sus ojos oscuros y almendrados, no me hablo tan solo me miro fríamente y se fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El número 13

Hacia ya un año que vivía allí. En el número 13 de la calle Sin alma. No, no crean que yo le puse ese nombre, se llamaba así antes de yo...