Seguidores

lunes, 23 de diciembre de 2019

Nomáscuentos os desea una muy feliz Navidad

En estos días llenos de magia donde la Navidad es protagonista Nomáscuentos te quiere felicitar con una entrada dedicada al Cuento Christmas Carol de Charles Dickens.
Un cuento de Navidad


A Christmas Carol está ambientado en la  ciudad de Londres durante un día «frío, desapacible, cortante y con niebla en nochebuena. Está estructurado en cinco capítulos denominados «estrofas», de los cuales tres hacen referencia a los encuentros de los Fantasmas de la Navidad —pasado, presente y futuro— con Ebenezer Scrooge, un anciano avaro, que desprecia todo lo relacionado con la Navidad.
La primera estrofa, «El espectro de Marley», comienza siete años después de la muerte de Jacob Marley, el socio de Scrooge. Se describe a Scrooge como un hombre de negocios solamente interesado en ganar dinero, «duro y agudo como un pedernal que ningún eslabón logró jamás sacar una chispa de generosidad; [...] secreto, reprimido y solitario como una ostra», cuya personalidad le impide, por ejemplo, aceptar la invitación de su sobrino para cenar con él y su familia el 25 de diciembre, o realizar donativos para los pobres. Esa noche, la visita del espíritu de Marley le hace ver al anciano las consecuencias de la avaricia y el egoísmo, representados en una larga y pesada cadena «hecha con arquillas para dinero, llaves, candados, libros de contabilidad, escrituras de compraventas y pesadas talegas de acero» que arrastra consigo indefinidamente. Su antiguo colaborador también le advierte del arribo de otros tres fantasmas esa misma noche con el fin de «evitar un destino» como el mencionado anteriormente.
Las apariciones de los tres fantasmas de las Navidades son el hilo conductor de la trama en las siguientes tres estrofas. Scrooge debe acompañar a cada uno de los espectros a evocar momentos de la infancia y juventud del primero —entre los cuales se incluyen el encuentro con su hermana Fan, que murió joven tras dar a luz; y una fiesta navideña organizada por su antiguo jefe, el señor Fezziwig—, etapas caracterizadas por su amabilidad e inocencia.​ Otro de los encuentros le permite conocer la situación de pobreza en la que vive la familia de su empleado Bob Cratchit, cuyo hijo más pequeño, Tim, está gravemente enfermo; y la forma en la que su sobrino celebra las fiestas decembrinas. No obstante, la visión de su muerte tras una vida solitaria, «malvada y tacaña» le lleva a reflexionar y cambiar de actitud de forma que «haré honor a la Navidad en mi corazón y procuraré mantener su espíritu a lo largo de todo el año».​

La novela finaliza con la estrofa en la que Scrooge despierta en su habitación el día de Navidad convertido en un hombre generoso y amable, ávido de celebrar las fiestas con los demás. Tras acudir a cenar a casa de su sobrino, brindar un donativo considerable a los pobres además de aumentar el sueldo de Cratchit y ofrecerle apoyo económico para el cuidado del pequeño Tim, se revela que Scrooge «no volvió a tener trato con aparecidos, pero en adelante vivió bajo el principio de abstinencia total y siempre se dijo de él que sabía mantener el espíritu de la Navidad como nadie»

1 comentario:

¿Tiene Cupido las alas de cartón?

Este libro llega sin duda en el momento más oportuno del año, ya que estamos en la semana romántica de San Valentín, y que mejor para celeb...